REMESAS, la verdadera ayuda a los pobres.

0

Cortesía del Banco Mundial, que está trabajando para sincerar y contribuir para que este fenómeno sea más honesto y justo. 

Hay que ser más inteligentes para que las Remesas lleguen a los pobres.

Antecedentes

  • La migración internacional —es decir, el movimiento de personas a través de las fronteras de los países— tiene enormes consecuencias en el crecimiento y la mitigación de la pobreza en los países de origen y de destino.
  • Según nuevos datos de censos dados a conocer recientemente, más de 247 millones de personas estaban viviendo fuera de sus países de nacimiento en 2013, y más de 750 millones migran dentro de sus propios países. En las próximas décadas, los factores demográficos, la globalización y el cambio climático aumentarán las presiones migratorias tanto a nivel local como internacional.
  • La migración internacional impulsa los ingresos en el mundo. Como permite que los trabajadores se trasladen a los lugares donde son más productivos, esta da lugar a un incremento en la producción y en los ingresos en general.
  • Por lo general, las remesas reducen la cantidad y la gravedad de la pobreza y conducen a: una mayor acumulación de capital humano; un mayor gasto en salud y educación; un mejor acceso a las tecnologías de la información y las comunicaciones y a los servicios financieros formales; mayores inversiones en pequeñas empresas; una mayor capacitación empresarial; una mejor preparación frente a contingencias adversas tales como sequías, terremotos y ciclones, y a una disminución del trabajo infantil.
  • Las diásporas pueden representar una importante fuente de comercio, capital, tecnología y conocimiento para los países de origen y de destino.
  • Se estima que los flujos de remesas hacia los países en desarrollo oficialmente registrados llegaron a US$436 000 millones en 2014, lo que representa un aumento de cerca de 4,4 % en comparación con el año anterior. Se calcula que los flujos de remesas mundiales, incluidos aquellos que se dirigen hacia países de ingreso alto, totalizarán US$583 000 millones en 2014.
  • Los principales receptores de remesas registradas oficialmente en 2014 son: India (US$70 000 millones), China (US$64 000 millones), Filipinas (US$28 000 millones) y México (US$25 000 millones). Otros grandes destinatarios son: Nigeria, Egipto, Pakistán, Bangladesh, Viet Nam y el Líbano. Sin embargo, como proporción del producto interno bruto (PIB), las remesas fueron más cuantiosas en países más pequeños y de ingreso más bajo; los mayores receptores en relación con el PIB en 2013 fueron: Tayikistán (49 %), República Kirguisa (32 %), Nepal (29 %), Moldova (25 %), Tonga (24 %), y Haití y Armenia (ambos con 21 %).
  • Las remesas enviadas a los países en desarrollo representan más de tres veces el volumen de la asistencia oficial para el desarrollo.
  • Se espera que los flujos de remesas hacia los países en desarrollo crezcan solo 0,9 % en 2015 (llegando a US$440 000 millones), debido a las perspectivas económicas desfavorables en Rusia y Europa, que son importantes fuentes de remesas, así como también a los efectos del tipo de cambio. Se proyecta que los flujos se aceleren en 2016 y que lleguen a US$479 000 millones en 2017, conforme a las perspectivas económicas mundiales más positivas.
  • Si bien los costos de las remesas han disminuido en forma sostenida en los últimos años, aún son elevados, especialmente en África y en las naciones pequeñas, donde las remesas representan una ayuda esencial para los pobres. A nivel mundial, los emigrantes pagan un costo promedio de 7,7 % por enviar dinero a sus países de origen. La disminución del precio promedio de las remesas a un 5 %, en consonancia con los objetivos del Grupo de los Ocho (G-8) y del Grupo de los Veinte (G-20), podría significar un ahorro de aproximadamente US$14 000 millones anuales para los migrantes.

Labor del Grupo Banco Mundial

Reconociendo los estrechos vínculos entre la migración y el desarrollo, el Grupo Banco Mundial (GBM) está intensificando su labor en este amplio programa, a través de:

  • La formación de asociaciones y el fortalecimiento de la colaboración: el GBM inició la Alianza Mundial de Conocimientos sobre Migración y Desarrollo (KNOMAD, por sus siglas en inglés), que tiene como objetivo generar y sintetizar los conocimientos al respecto, generando un menú de opciones normativas basadas en el conocimiento multidisciplinario y las evidencias, proporcionando asistencia técnica, y ayudando a fortalecer la capacidad de implementación de proyectos piloto, de evaluación de políticas sobre migración y de recopilación de datos de los países de origen y de destino. KNOMAD fue lanzada en 2013, y cuenta con financiamiento del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania (BMZ, por sus siglas en alemán); el Ministerio de Justicia, Migración y Asilo de Suecia, y el Organismo Suizo de Desarrollo y Cooperación (SDC, por sus siglas en inglés). El GBM colabora estrechamente en alianzas mundiales para desarrollar políticas coherentes en materia de migración, incluyendo la participación activa en el Grupo Mundial sobre Migración y el Foro Mundial sobre Migración y Desarrollo. En 2015, el GBM preside el Grupo Mundial sobre Migración. El GBM también apoya los esfuerzos destinados a incorporar las cuestiones migratorias en el programa de desarrollo posterior a 2015.
  • La movilización de recursos financieros de la diáspora para fines de desarrollo: el GBM respalda las iniciativas de los clientes dirigidas a desarrollar mecanismos de financiamiento que aprovechen la migración y las remesas para fines de desarrollo de las naciones. Los bonos de la diáspora pueden ser un poderoso instrumento financiero para movilizar los ahorros de la diáspora con el objetivo de financiar proyectos específicos de los sectores público y privado. El GBM creó un equipo de trabajo encargado de implementar los bonos de la diáspora para brindar asistencia técnica a los clientes. En los países en desarrollo existe un creciente interés en utilizar estos novedosos mecanismos en iniciativas de financiamiento de los objetivos de desarrollo posteriores a 2015.
  • El mejoramiento de la recopilación de datos: el GBM colabora con organismos de estadística para consolidar la recolección de datos sobre migración y flujos de remesas. Publica una amplia base de datos sobre remesas anuales (flujos de ingreso y egreso), información mensual de las remesas de países seleccionados, y estimaciones de la migración bilateral y de la “fuga de cerebros” en el área médica en más de 200 países. El GBM también preparó un conjunto de datos sobre reservas de la segunda generación de la diáspora.
  • La entrega de asesoría en materia normativa: el GBM trabaja activamente en la identificación de políticas de migración, regulaciones y reformas institucionales, tanto en los países de origen como de destino, lo que se espera ayude a mejorar los resultados en términos de desarrollo.
  • El fortalecimiento de los vínculos entre las remesas y la inclusión financiera: el GBM apoya los esfuerzos por mejorar la integridad de los sistemas de transferencia de dinero y aprovechar el potencial de los flujos regulares de remesas para mejorar el acceso a servicios financieros más amplios de los migrantes y los receptores de remesas.
  • La medición del costo promedio mundial de las remesas: a través de la base de datos sobre los precios de las remesas en todo el mundo, el GBM brinda una herramienta para monitorear los avances hacia el objetivo 5×5 del G-20. El GBM preside el Grupo de trabajo sobre remesas mundiales, que se creó en 2008 a petición de los países del G-8 para coordinar las actividades mundiales sobre este tema.
  • La facilitación de la reducción del costo del envío de remesas: el GBM está ayudando a crear un entorno propicio para la reducción de los precios de las remesas mediante la mejora de la infraestructura de los pagos nacionales e internacionales, la eliminación de las barreras legales para el desarrollo de mercados de remesas sólidos, y el fomento de la competencia en el mercado. En el ejercicio de 2013, el GBM ayudó a más de 20 países de todo el mundo (entre ellos, Indonesia, Nicaragua, Samoa y Liberia) a implementar reformas en materia de políticas, mejoramientos en el área técnica y cambios en las regulaciones destinados a mejorar las condiciones para los consumidores en los mercados de remesas.
  • Para ver y conocer más visita: http://www.bancomundial.org/es/who-we-are