Ernesto Fuenmayor un migrante venezolano que cuenta su historia

0

Cortesía de Iberoeconomíaes

Empezar de cero. No una, sino dos veces. Así ha sido la vida de Ernesto Fuenmayor, el reconocido venezolano que ha fundado el Grupo Todo Migra y que cuenta con más de 180.000 seguidores en las redes sociales. A pesar de su amplio reconocimiento digital, su historia no se ha construido de la noche a la mañana, sino que ha requerido de un largo proceso de aprendizaje, adaptación y mucho esfuerzo tanto en Venezuela como en Estados Unidos.

Este caraqueño, graduado en Derecho y con postgrados internacionales en Reino Unido y Francia, dio sus primeros pasos en Venezuela, donde abrió su propio despacho ‘Fuenmayor y Asociados’. Sin embargo, no fue su único mérito, ya que también fue asesor jurídico de la Alcaldía de Chacao y de PDVSA, donde estaba especializado en el ámbito del arbitraje. La situación política que se vive en el interior de la institución petrolera hace que abandone su cargo y decida tomar un nuevo rumbo: Estados Unidos. Ese se convirtió, como en el caso de muchos venezolanos, en su primer comienzo de cero.

Llegue con una visa L-1 en el año 2006”, recuerda Fuenmayor. Sus primeros pasos en Estados Unidos le llevaron a la inversión en una franquicia de comida que, posteriormente, caería en la ruina y se convertiría en un gran revés personal. “Lo perdí todo, mis ahorros, mi casa e, incluso, hasta mi propio matrimonio”, apunta a IberoEconomía. De ahí que se viera “con solo 30 euros en la cartera y el deseo de desaparecer”. Sin embargo, incapaz de intentarlo, el venezolano comenzó desde abajo en la búsqueda de una vida mejor. ¿El primer paso?, “empezar a freír patatas en un McDonald por 7,5 dólares la hora”.

Lejos de estancarse, el abogado demostró su valía y comenzó a crecer dentro de la empresa. “Nunca lo negaré, la mejor universidad que se puede cursar es la de McDonald”, apunta. Una institución en la que fue convirtiéndose en gerente de distrito, lo que le permitió dar el salto a otras reconocidas cadenas de comida rápida, como Wendys, DelTaco y Pizza Hut, siendo director de operaciones de todas ellas en Texas (Estados Unidos). Ahora, con la vida laboral más estable y un conocimiento desde las entrañas de la sociedad norteamericana, Fuenmayor se topó con la fama del social media casi por equivocación.

Solía grabar vídeos para mis amigos. Les contaba cómo era la vida en Estados Unidos. Un día, uno de ellos me preguntó cuánto dinero se necesitaba para vivir en el país y decidí responderle de esa forma, sin esperar que tuviera el impacto alcanzado: tres millones de visitas”, apunta el venezolano. Sin embargo, la viralización del vídeo contó con un factor inesperado. “Sin que yo supiera nada, en el canal del Estado en Venezuela (VTV) mostraron el vídeo para criticar a Estados Unidos, ya que se decía que, con menos de 4.000 dólares, era imposible tener una vida normal”.

Para Fuenmayor, el éxito de sus vídeos radica en la sinceridad del contenido transmitido, así como en dar a conocer las “verdades que no siempre son agradables de oír, pero con las que muchas de las personas se sienten identificadas”. La popularidad alcanzada le llevó a un nuevo proyecto empresarial, fundar el Grupo Todo Migra, una empresa que asesora a los latinoamericanos interesados en empezar de cero en Estados Unidos y que en breve cumplirá su segundo aniversario.

La gente ahora me para en la calle y se toma fotos conmigo. Algunos incluso me afirman que, gracias a mis vídeos, les he mejorado la vida. Me siento como si fuera Ricky Martín”, comenta entre risas. No obstante, algo tiene en común con el artista: la capacidad de sobrepasar las fronteras. “Ahora, durante unos días en Madrid, han sido muchas las personas que me han parado por la calle y es una sensación maravillosa”.

Lejos de conformarse, Fuenmayor apunta que buscará impulsar su grupo en dos nuevos mercados: España, el mismo país al que aspira mudarse antes de 2018, y Argentina, por sus facilidades para los emigrantes. Un modelo de negocio que ampliará, aún más, con la creación de una ‘app’ donde consultar las dudas migratorias desde la comodidad del móvil, así como en la conversión de su empresa en una franquicia internacional. Aún con el futuro por escribirse, el abogado venezolano camina sin miedo. A fin de cuentas, él ya sabe lo que es levantarse más de una vez.