Venezolanos denuncian que les anulan el pasaporte cuando quieren viajar

0

Esta problemática surgió desde que el venezolano tuvo que empezar a pagar un elevado monto para solicitar e imprimir su pasaporte, debido a la falta de material.

El Nacional detalla que hay ciudadanos que, sin estar vinculados a partidos políticos, manifiestan que sus documentos son bloqueados y solo se dan cuenta cuando llegan al aeropuerto de Maiquetía y el funcionario de inmigración les impide la salida del país.

Los reportes comenzaron en enero, antes incluso de que se diera a conocer la primera anulación del documento de un político, como fue el caso del diputado Luis Florido, el 27 de ese mes.

Uno de esos casos fue el de Ibrahim, quien tenía previsto viajar el 22 de enero a Alemania para cursar un idioma. El funcionario de inmigración le notificó que su pasaporte estaba anulado, pero como el joven tenía doble nacionalidad lo dejó salir. Su madre acudió a la sede principal del Saime para preguntar la razón del bloqueo y la funcionaria solo respondió: “Es raro. Quizá se equivocaron de botón cuando iban a anular otro pasaporte”.

Por otro lado, el 15 de agosto Ana Ortiz iba a migrar a España con sus dos hijas. Pasó el chequeo de la aerolínea por la que viajaría y en inmigración le pidieron el pasaporte. Luego le exigieron el pase para abordar de la aerolínea y después le preguntaron si tenía el permiso de viaje de ambas hijas.

Al terminar el chequeo de cada documento le comunicaron que su pasaporte estaba anulado y no pudo viajar ese día.

Asimismo, el jueves de esta semana un joven que pretende migrar denunció que tiene una semana tratando de anular su pasaporte de cubierta vinotinto −que se comenzaron a emitir en 2007 con el sistema biométrico−, para poder tramitar el de cubierta azul con el nombre del Mercado Común del Sur, que se empezó a entregar en 2015.

El joven ha hecho cinco visitas al Saime y en cada una le dieron una información diferente: tenía que anular el pasaporte con una planilla que debía descargar del portal web, pero que jamás encontró. Le dijeron que podía reportarlo como robado en el Cicpc; sin embargo, en el cuerpo policial le notificaron que el Saime es el que anula el documento. Luego le indicaron que debía bloquearlo a través del 0800-Saime, pero ese número se reporta como inactivo. Por último, le señalaron que pidiera la cita y automáticamente el documento anterior se anulaba.

Entre otras irregularidades, está la fijación de las tarifas del Saime, pues no derivó en mejoras tecnológicas como se prometió en marzo.

Esta tarifa, pide poseer tarjeta de crédito para tramitar cita e impresión del documento, cancelar 3.600 bolívares (12 unidades tributarias) como pago por la gestión, 51.000 bolívares (170 UT) por la cita y 67.800 bolívares (226 UT) para la agilización exprés de 72 horas para tener la libreta en mano.

El jueves pasado ciudadanos aseguraron que pagaron los 51.000 bolívares de la cita, pero el sistema nunca les asignó una oficina para tomarse la foto y colocar las huellas dactilares. Los funcionarios solo les notificaban que debían volver a pagar, pese a que ya se había cobrado y no les devolvían el dinero.

Con información de El Nacional